martes, 18 de noviembre de 2008

IV ENCUENTRO SUDAMERICANO DEL SERVICIO “ESTILO DE VIDA: CLÁSICO E INNOVADOR”


Octubre 2008.
El mensaje de las autoras anima a aquellos que, por diversas circunstancias, no pueden vivir con su familia: “Esto es para ti joven que muchas veces te sientes solo y necesitas de los mas queridos, Tu puedes mejorar nuestra sociedad y, si cada uno de nosotros pone un granito de arena, nuestra sociedad reflejará lo que hagamos. Y la familia, -no lo olvides nunca- será siempre quien te sostendrá y a quien siempre sentirás cerca tuyo. Juntos podremos hacer más. Contamos con tu ayuda....”




Introducción:
Desarrollaremos nuestro trabajo partiendo del concepto clásico de familia, la importancia de la misma para luego centrarnos en la juventud de hoy, la carencia de fundamentos que tienen sobre la familia por el hecho de no contar con una base sólida en estos temas.
Muchos de los jóvenes de hoy por motivos diversos, estudio, trabajo, mala convivencia con sus padres..., viven solos o con amigos en pensiones o departamentos, donde la diversión, el trabajo o estudio y el “descanso” pasan a un primer plano quedando en segundo lugar el lado familiar, una alimentación sana y equilibrada, la limpieza de la casa, etc.
Nuestra propuesta está orientada precisamente a estos jóvenes, haciéndoles ver que es posible crear un ambiente familiar, viviendo solos o con amigos en pensiones o departamentos; sin que esto requiera emplear mucho tiempo, sino apoyándonos en la tecnología haciendo compatible un trabajo intenso, el estudio y la diversión con la vida familiar, tornando lo tradicional en algo innovador.

Sentido clásico de familia:
La familia clásica integrada por los cónyuges y los hijos, cuya estructura se ajusta a una sociedad con valores y estilos ampliamente compartidos, se convirtió en el modelo clásico, universal y socialmente aprobado.
“No se puede concebir una familia sin el amor filial y fraternal de sus componentes, amor que se manifiesta al aceptar a sus miembros con sus vicios y virtudes para reducir los primeros y acrecentar los segundos. En nuestro medio, a pesar de las dificultades que se han presentado, hemos conservado la unión familiar precisamente en la familia clásica.
Dentro de la familia, los padres, independientemente de la relación de pareja, tienen una relación de amor, de preocupación de gozo común por el éxito de la misión naturalmente impuesta. No es sólo la procreación el lazo que une, que es meramente biológico, sino que va más allá de la naturaleza física humana que exige más en los primeros años de vida de los hijos. El mismo hijo no es sólo objeto de la relación creada entre los esposos, también desempeña una función que fundada en la consanguinidad con los padres, da origen a valores sociales intensos como la honestidad, la fidelidad, el trato humano, etc.

En otro orden de ideas, la familia a pesar de ser una pequeña sociedad con una dimensión interna, es decir, que los esfuerzos de los integrantes son para la perfección de los mismos, también se ordena u orienta expresamente hacia afuera, porque la familia no es la única ni perfecta sociedad en lo posible, porque no es autosuficiente. Entonces, toda la formación y educación que se recibe, se manifiesta de muchas maneras en la sociedad en general. El hijo dentro de la familia, se prepara para sus futuras actividades sociales, de ahí que aprende los valores que aplicará en la sociedad; esto justifica la necesidad y conveniencia para el Estado de apuntalar y defender a nuestra familia.”(1)
En la familia, los padres crean o deben crear un ambiente moral que constituya un sólido fundamento de tradición cultural contra todo intento de disolución de nuestros valores familiares.
Un hogar clásico no significa pasado de moda, significa siempre actual. Es una familia donde los padres, son el eje donde giran todas las personas que componen ese hogar.

Tradiciones, de generación en generación:
En una familia que se viven las tradiciones de generación en generación (el licor de la abuela, los ñoquis que hacia mamá...) se transmiten valores, costumbres, hechos que en otras familias no se viven. No es que sean mas o menos familias, ese toque distinto es lo tradicional, es lo que hace la historia de esa familia en concreto.

El reto de la juventud:
Para muchos jóvenes el crear un ambiente de familia es un verdadero reto, sobre todo para aquellos que viven solos en pensiones o departamentos lejos de sus familias, porque muchas veces este alejamiento los lleva a un relajamiento en la vida familiar. Por este motivo llevamos a cabo una encuesta con el título: “¿Cómo fomentar en los jóvenes del siglo XXI el sentido clásico de la familia, sin dejar de lado las nuevas tendencias que nos ofrece el mercado actual?” Dándoles a conocer el propósito de la misma (participar del encuentro Sudamericano del servicio) y a su vez brindarles la oportunidad de dar a conocer sus opiniones sobre estos temas, que muchos nunca se lo hubiesen planteado. También nos pusimos en contacto con orientadoras familiares, en caso de que algunos de los encuestados requiera de una ayuda más directa.
Al preguntar a los jóvenes que piensas de una familia que se reúne día a día para cenar o almorzar, nos contestaban con las siguientes frases: Roció: "es lo ideal, poder compartir, intercambiar experiencias"; Luisina: "Es lo más"; Maria Elena: "me parece que es necesario para que este la familia unida"; Catalina: "es lo que mas me gusta y lo que nos hace menos egoístas; Maria Florencia: "me gusta me parece muy contenedor y cálido"; Clara: "es lo mejor, la mejor forma de vivir"(2) Esta respuestas nos dejan ver que los jóvenes necesitan de ese momento.
"En la Argentina, el 94 por ciento de la gente considera que compartir las comidas es una faceta importante de la vida.
La Argentina es todavía el país que más disfruta de la comida casera, servida en la mesa familiar, un dato que no dejó de sorprender incluso a los mismos interesados. Esto es lo que demuestra un estudio reciente, que se suma a anteriores investigaciones con conclusiones similares".(3)
Sin embargo esto no se da en todos los casos ¿qué pasa con los chicos que estudian en ciudades, lejos de sus padres y viven solos? A estos les resulta prácticamente imposible o en la mayoría de los casos no se lo plantean.
El hecho de que en el hogar se tenga un horario para sentarse en torno a la mesa, hace que ese hogar sea mas ordenado y a su vez más económico; porque no hará falta prender la hornalla cada vez que llega uno, no se usara el microondas a toda hora, etc. además es ahí donde se pueden compartir los hechos del día y todos conocerán el ambiente que nos rodea, vamos conociendo los gustos, las afinidades y en una comida tranquila, sin televisor, sin peleas, dejando de lado las preocupaciones, se hará una alimentación más sana, logrando la calidad de vida.

Los avances de la ciencia:
- En los medios de comunicación:
En las encuestas realizadas a los jóvenes sobre el uso del celular, Internet (chat e-mail), mas del 75% opina que no siempre son buenos, que como todo cuando se usa en exceso es malo, que muchas veces los alejan entre si; “Estos medios no nos dejan conocernos bien, ya que no podemos darnos cuenta si el otro está triste o contento; además nos hacen irresponsables y nos da pie a no dar la cara ante los temas que más nos cuestan".(4)
- En las tareas del hogar:
Los avance de la ciencia nos ayudan a poder dedicarnos mas y mejor a nuestros hijos, a toda la familia y poder hacer mas cosas siempre que estén ordenadas a realizarnos. Ver como servir bien en primer lugar a los de mi casa, a los que me quieren.
A los jóvenes que viven solos en sus departamentos les facilita mucho el microondas y todos los elementos eléctricos, ocupan poco espacio y no dan olores, lo mismo que pequeñas aspiradoras para la limpieza, hornos eléctricos, máquinas de hacer pan, cafeteras programadas la noche anterior. Todos estos avances de la tecnológicos podrían ser usados en un pequeño departamento sin necesidad de emplear mucho tiempo en realizar los trabajos del hogar.“Lo sabe por experiencia quien ha vivido en un piso de estudiantes y ha comprobado que el cuidado de la casa nada estorba al estudio, al contrario, proporciona relajación psíquica, orden material y sintonía comunitaria, cosas todas que fomentan poderosamente el ejercicio de la mente.”(5) Pero debemos tener presente que la tecnología no hace el hogar, son simples instrumentos que facilitan el hacer hogar y no pasa nada –si por la escasez de medios- no podemos contar con ellos, es el momento de agudizar el ingenio para hacer del lugar donde vivimos un hogar alegre y acogedor.

Conclusión:
Es importante que la juventud tenga claro el concepto de familia, la necesidad que tiene de la misma, por esto creemos que es indispensable que los jóvenes que viven solos hagan del lugar donde viven un ambiente familiar echando mano de la tecnología si es preciso o como decíamos antes agudizando el ingenio, siendo creativas que es propio de la juventud, haciendo de lo tradicional algo innovador. Pero en esto como en todo es importante el ejemplo de los adultos como nos decía una de las orientadoras familiares: “Orientamos a los jóvenes cuando nos ven a los casados que no protestamos de todo, cuando sabemos disfrutar de la familia, hay un libro “Tu familia necesita sentido” de Elisabeth Lukas, logoterapista, donde explica que tenemos que aprender en familia a pasarlo bien, a festejar las diferencias mientras no ofendan a Dios, etc..”.
También nos pusimos en contacto con los jóvenes que contestaron la encuesta ayudándoles a concretar sus proyectos sobre una familia clásica y tradicional.

Bibliografía:
(1) Necesidad de la defensa de la familia en el mundo de hoy
José Jesús Gálvez Yañez. Prof. De la universidad del Noreste - México
(2) Entrevistas hechas a los jóvenes
(3) La importancia de la mesa familiar
Noticias de Opinión: LA NACIÓN
Lunes 25 de agosto de 2008 Publicado en diario
(4) Entrevista a los jóvenes
(5) www.darfruto.com Inventando el hogar Las tareas domésticas como
encarnación y autoconciencia de la familia